sábado, 29 de septiembre de 2007

Libro en la Web

Si aun no tienes el libro, si aun no estás seguro de dónde encontrarlo, si vives muy lejos como para ir a cualquier librería en Lima, pues ahora el libro también se vende por internet. El libro cuesta 15 S/. igual que en todas partes, pero a eso se le suman los gastos de envío dependiendo de dónde estés. Está en Páginas del Perú.
También he puesto recientemente un par de artículos más en la revista Kagami. Una breve nota sobre la nueva película de Evangelion, otra sobre las falsas continuaciones que lo rodean, y un artículo contra la lamentable Suzumiya Haruhi no Yuustu, para demoler un poco del inmerecido reconocimiento que ha recibido. Estaba esperando a terminar uno más sobre Death Note, pero me está costando mucho reunir la bibliografía, así que quizá quede para la edición de enero.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

El guerrero y la sombra

...Pero una noche podría haber sucedido el encuentro. Vlad deambulaba una vez más por los largos pasillos de su casa inmensa, en los exteriores de Buda, por entre las sombras y fulgores de las ventanas y árboles a la luz de la luna. El crujir de madera venía de afuera, en el bosque, y de adentro, en las entrañas de la casa. Un fuerte estallido y un grito llegaron del fondo del pasillo. Espada en mano, Vlad corrió a abrir la puerta de un golpe, pero se dio solo con un cuarto vacío. Entró cautelosamente a la estancia, mientras seguía los ruidos que ya sabía en el cuarto contiguo. Sintió sus propias botas resonar contra el suelo de madera y se detuvo. Al lado escuchaba una ventana abierta, pisadas ligeras, quizá de un hombre... tela arrastrándose, cristales rotos. Lentamente Vlad volvió al pasillo, se paró frente a la otra puerta y entró velozmente, para encontrarse en su propio dormitorio. La ventana estaba rota, sus pedazos dispersos sobre el suelo, y sobre ellos, fundido entre las sombras de las ramas, una sombra alta, un hombre de cabello corto con una capa que rozaba el suelo y se alzaba a momentos por el viento. Al borde de la cama estaba Magdalena, su esposa.
-¿Quién eres?- demandó Vlad, ya casi abalanzándose contra el extraño. Aun así, todavía no se decidía a asestar el primer golpe.
-Soy el conde de Transilvania- respondió una voz engolada desde la oscuridad. La luz se filtró entre las ramas para reflejarse rápidamente en el fondo de sus ojos, pero el resto de su rostro permaneció oscuro.
-¿Qué dices? Transilvania solo tiene un voivoda, y es Stephen Bathory- Vlad apuntó su espada hacia el enemigo-. Insensato. ¡Lárgate de mi casa inmediatamente!
A él le complacía dar ultimatos, pero en el fondo también deseaba que el intruso se quedara para enfrentarlo. La negra silueta, sin embargo, no parecía dar respuesta alguna, sino que lentamente empezaba a agitar su respiración hasta soltar una insana carcajada. Vlad apuntaló su espada hacia el pecho del enemigo, pero su fuerza dio en el aire, haciendolo resbalar hacia adelante, mientras la sombra se deshacía en humo y volvía a emitir una risa que se desvanecía entre el silbido del viento. Finalmente el guerrero quedó solo, encorvado frente a la ventana rota. Miró entre las tinieblas del bosque sin poder distinguir cosa alguna. Su espada también estaba limpia. La envainó y volteó a ver a la hermana del Rey, que al fin y al cabo era su esposa. Tendrían que dormir en otro cuarto esa noche. Los sirvientes ya arreglarían la ventana sin que nadie se diera cuenta, y no quedaría rastro alguno de este fortuito encuentro, que en el fondo nunca tuvo por qué haber sucedido.

sábado, 22 de septiembre de 2007

Leer y escribir

Debo confesar que es la primera vez que entro a una biblioteca grande con estantes abiertos. El primer nivel es solo una sala de referencias, con un techo alto y frases en latín, pero no demasiados libros. El verdadero universo está bajo la tierra. Descendiendo siento ese dulce olor a museo, a madera seca, a conocimiento antiguo. En una sola mirada veo tantos libros que una única persona jamás podría leerlos todos. O, si fuera a leerlos todos, tendría que o bien que enloquecer u olvidar por dónde comenzó. Me siento a veces como uno de los dobles de Borges. Descendiendo hay más y más niveles inferiores de pasillos oscuros repletos de estantes, en los que solo se prende una luz cuando me mantengo parado por un rato en uno de ellos. En el fondo, investigaciones como las literarias no son más que investigaciones personales, para volver a hablar lo que ya lleva mucho tiempo escrito a medida que lo leemos individualmente. Cuál es la relación entre el conocimiento que un individuo pueda acumular y el que pueda transmitir a, digamos, la academia? Tampoco es que todo alumno sea peor que su maestro, como en los mitos. Después de todo, el maestro también fue alumno de alguien peor que él. Pero gran parte de su saber es lo que experimentó personalmente y nunca podrá transmitir a nadie. Por eso es que mediante la humanidad avanza, hay más libros, pero de alguna manera no puede haber más conocimiento.

Un profesor ha iniciado un pequeño taller de poesía en español, aquí, en el College of the Holy Cross, en medio de los yunaites steis. Asistí a la primera sesión con curiosidad, más con ganas de escribir que con ganas de leer a los otros, pues de hecho no había mucho que esperar. El profesor parece ser parte de la onda posvanguardista según la cual cualquiera puede ser poeta y cualquier cosa puede ser poesía. Además, como era evidente desde la primera mención, gran parte de los alumnos hablan castellano solo a medias. De todas maneras, fue una oportunidad de comentar elevadamente a Machado, su relación con el modernismo y el de este con el haiku, aunque sé que me entienden solo la mitad. Solo un sitio para hablar en el vacío. Para la próxima vez piden que escribamos un poema sobre el otoño. Pensaba hacer un par de haikus, pero no me salen. Mejor unos cuantos endecasílabos en referencia a Hoffmann.

martes, 18 de septiembre de 2007

Salgo en la tele (ahora sí)

Hoy, 18 de setiembre a las 11 pm en el canal 7 (TV Perú) salgo en una sección del programa Vano Oficio, comentando sobre los libros que tengo en el baño, que me cambiaron la vida, y los peronajes de los que me enamoraría. No se lo pierdan! Preparen sus cintas para ponerlo en el YouTube. También se repite el jueves a las 3.
Email del programa: vanooficio@irtp.com.pe

jueves, 13 de septiembre de 2007

Covenant y Kovenant

Me he traido muy pocos CDs para acá y los pocos que tengo no tocan en el estereo gringo, solo en mi discman. El único que funciona son las piezas de piano de Erick Satie, pero ya me aburri de escucharlo. Entre los demás que he traido tengo sin embargo uno de un grupo que siempre me ha fascinado e intrigado: El disco se llama Nexus Polaris y dice ser del grupo Covenant. Un black metal virtuoso y complejo, densamente oscuro pero también profundamente inteligente. Sus letras me resultan muy sugerentes y me han inspirado más de una vez tesis filosóficas. La mejor letra del disco creo que es la de "Bizarre cosmic industries", que ya he intentado traducir sin mucho éxito.

Tricking the trails of my long lost obscurity
I gather me inside of the artifice of eternity

He aquí que el caos del incio, olvidado por la senda recorrida, deja una estela escondida que hay que desvelar. He aquí que en el incio era el caos, y no la luz ni el verbo. He aquí que la construcción de la identidad se da en un espacio ficcional. He aquí que la identidad es algo siempre constituido. He aquí lo ficcional de esa eternidad que nunca terminaremos de vivir.
Semejante en sus potentes letras y hasta bastante mejor en su calidad musical considero "Bringer of the sixth sun", que ilustra una sed insasiable de conquistador cósmico. El resto del disco, es cierto, puede resultar un poco repetitivo, pero las canciones independientemente son excelentes.
Por eso siempre he tenido ganas de escuchar más de ellos. De hecho, siempre supe que tenían un disco previo, llamado In Times Before the Light. El título nuevamente indica que el origen no es la perfección sino lo desconocido y ambiguo, que precede toda lógica y moral. Mi maestro del metal, la Coya, lo tenía en original, y fue así que me enteré de la existencia del grupo y no dudé en comprarme el Nexus cuando lo encontré. Quizá lo más heróico y anecdótico respecto al primer disco es que fue grabado por una banda de solo dos cabezas.
Así fue que tiempo después de haberlos escuchado primera vez, decidí hacer algunas pesquisas sobre su incógnita situación, y me enteré que andaban ahora metidos haciendo una cosa medio electrónica. No encontré muchos detalles ni cavé muy profundo, así que eso fue lo que supe por entonces.
A comienzos de este año, como más de uno sabrá, se anunció la llegada a Lima del grupo de electrodark Covenant. Me llamó la atención saber que era lo que habían estado haciendo, en los afiches se veían bien distintos (irreconocibles) pero nada mal. Me fijé en la fecha y noté que había sido el día anterior. Tarde como siempre, me quedé con las ganas.

Con el avance de la teconología de la información, esa clase de pesquisas ya no son tan difíciles como solían ser. Motivado hace unos días por mis pocos discos, entré una vez más a buscar información sobre el Times before the light. Gracias al wikipedia y al youtube, el conocimiento está ahora mucho más cerca.
El grupo que visitó Lima efectivamente era Covenant, pero no eran los autores del Nexus Polaris. Los autores del Nexus Polaris tuvieron un desencuentro legal con este grupo de electrónica y sacaron su siguiente disco bajo el nombre de Kovenant. Para colmo de homonimias, poco tiempo después lanzaron una nueva versión del Times Before the Light, pero con ruidos tipo industrial, por lo que el nombre de su primera obra ha quedado casi sobreescrito. Ahora que me entero de los detalles, sus miembros se han paseado por todas partes. El líder de la banda también pasó un tiempo con los tremendos Dimmu Borgir, y se cambió tres veces de nombre. Entre las últimas cosas que está haciendo Kovenant hay muchos mamotretos y un par de combinaciones aceptables entre black metal, industrial y new wave. En la mayoría de sus últimas apariciones se ven bien poseros, con máscaras saduciendo dreads como los Slipknot y sin mucha sustancia que tocar, solo bulla.
Los otros Covenant, aunque en su género, tienen varias cosas muy buenas, solo a veces también parecen tirar más para el trance que para el wave. Pero solo a veces. De hecho algunas de sus canciones me dan ganas de volver a bajar el fruty loops y hacerles un par de covers. Podría ser divertido.
En conclusión:
Covenant ya no es Covenant sino Kovenant. Covenant esta mejor que Kovenant que solia ser Covenant. Cuando Kovenant era Covenant era mejor que Covenant.
(decir en voz alta y con los ojos cerrados)

viernes, 7 de septiembre de 2007

La historieta de las alas de acero

Aparte del latín monástico de rigor, estoy llevando un curso de dibujo. Espero así poder mejorar mi relación con mis dibujos, los cuales son una parte necesaria de mi pensamiento pero nunca dan resultados publicables. Varias veces he ensayado historietas, algunos doujinshis, que a mí me divierten mucho pero tienen serios problemas de técinca. Por mientras, les dejo una que iba a salir en la Elisión 3, creada en la última página de un cuaderno.



I gave myself wings


Y yo me di alas







And yet within this world I could not fly

Y aun así en este mundo no pude volar









So I gave myself a world where I could fly

Así que me di un mundo en el que podía volar








And yet a tiny spheric world it was
So void and perfect with a single voice
 
Y aun así era un mundo circular,
Seco y perfecto, de una sola voz