sábado, 25 de abril de 2009

Evangelion y Mononoke

Ya están en los quioscos, en la revista Dragón, dos artículos míos sobre anime. En este caso, además, tengo ocasión de publicar de manera amplia y vistosa un comentario sobre mi serie favorita de todos los tiempos. La escusa, por supuesto, es el Rebuild of Evangelion, ejercicio de reescritura bastante pobre que dejo mal parado frente al magnífico original y cualquier otro de sus derivados. Pero aun así, de pasada se puede hablar sobre la profunda personalidad de Ayanami, el trágicamente universal destino de Shinji, los hieráticos emblemas cabalísticos.
Además de esto, los editores decidieron también a último momento incluir otro artículo mío, sobre las bizarras historias de misterio de la serie Mononoke (nada que ver con Mononoke Hime). A pesar de todo no contó con mis revisiones y correcciones finales, y hubo problemas técnicos para sacar los kanjis. Pero todo ha salido bastante satisfactorio, sobre todo considerando que los editores sufrieron una repentina pérdida de información cuando estaban a punto de imprimir, lo cual explica el restraso y la simplicidad de algunas diagramaciones como la línea de tiempo.
El único verdadero error, debo admitir, es mío. Entre algunos deslices de tipeo, el hecho es que mi nombre nuevamente figura como "Glacuonar", igual que en el afiche de mi presentación de libro, que también hice yo mismo. Como los héroes trágicos sobre los que precisamente ando dictando, con una pequeña y ridícula hamartía causo mi propia, pequeña y ridícula desgracia.
Y aunque no figuran estrictamente con mi nombre, igual es un aporte a la comprensión del anime como forma artística y filosófica. La revista, como decía, se encuentra en la mayoría de quioscos a S/. 10.00

miércoles, 22 de abril de 2009

Entre tanto

Corrección: la exposición sobre Death Note se posterga hasta el día jueves 30 de abril, y será en el salón L101 de la pucp. Ya corregí también las post original. Espero no haya despistados que se confundan.
Y bueno, de paso mencionar que entre tanto tengo unos varios salones (muchísimos, amplísimos) con vista al desierto, al norte de la ciudad. Por un lado el lugar es remoto y la materia de la redacción siempre tediosa hasta para los expertos (excepto para algunos normativistas con manía sádica, que sacan placer perverso de ella), mientras que en un lugar más céntrico aunque por ello mismo menos accesible, tengo el placer de hablar sobre Gilgamesh y el Bhagavad Gita, fabricando personas griegas y corrigiendo ejercicios de narración. Por otro lado, ante un auditorio de niños mimados e ignorantes parece bastante infructuosa mi pasión por las letras antiguas, a diferencia de los grupos quizá menos favorecidos e instruídos, pero que absorben voraz y sesudamente la información poco pintoresca pero altamente práctica que les presto.

domingo, 19 de abril de 2009

Gilgamesh

Al comienzo de los tiempos, un rey y un doble, su réplica exacta y su perfecto opuesto. Nació en la barbarie y se hizo humano, sólo para enfrentarte. Finalmente, el destino inevitable, porque inevitablemente, los opuestos siempre deben encontrarse, más aun si son idénticos. Y entonces la naturaleza y la civilización, trabadas en una lucha frontal de cuerpos, la lucha libre de sudorosos músculos entreverados, cuerpos masculinos desnudos trabados en un nudo irresoluble, un segundo violencia cósmica grabado en piedra eterna.
Por otro lado, Gilgamesh no es, para nada, un inmortal, sino el más mortal de los reyes, quien corre por los campos vestido en pieles, con las barbas desarregladas, enloquecido por el pánico al destino inminente, el más ineludible de todos, que a él mismo le habría de alcanzar, igual que a todos nosotros.

miércoles, 15 de abril de 2009

Otra vez los dioses de la muerte

Lo que anda medio muerto es este blog, pero las explicaciones también me las guardo para más adelante. Lo nuevo por el momento es que he estado en contacto con un equipo de chicos que busca sacar la cara por el lado menos simplón del anime, organizando algunos converatorios en la PUCP que exploren la profundidad y creatividad que se puede extraer de estos si se ve un poco más allá de la superficie. El grupo se llama Bunka Yūgō, o fusión cultural, y por ahora los planes van dirigidos a discutir los lados más complejos de la conocida serie Death Note, que sin embargo la mayoría de sus seguidores no consideran más allá de una simple historia detectivesca. Por mi parte estaré el siguiente jueves 30 en el salón L101 de la Pucp, en una sesión que comenzará desde las 12:30, para dar mi versión de los hechos, la cual ya redacté anteriormente en un artículo que probablemente pocos hayan visto. Además pasarán un resumen de la serie, para los que aun no la han visto o no la recuerdan o simplemente les gusta ver las cosas dos o tres veces. Posteriormente, el jueves 14 de mayo, tendremos algunos profesores de ética para analizar la cuestión en mayor profundidad.