viernes, 10 de julio de 2009

Multiversos

Peru21 viene editando hace ya dos semanas el comic de Civil War de la Marvel, un sentido comentario al atentado de las torres gemelas. Lo complicado que recién se empieza a notar es que no sólo editara únicamente una parte de la inabarcable amplitud de líneas paralelas en las que se desarrolla esta historia, sino que considerará además de la línea central el punto de vista del hombre araña. Esto me llevó a esperar vivir parte de la experiencia original en la cual efectivamente se estaría narrando el relato desde dos perspectivas en paralelo, sin embargo, ya se ve que spiderman dejó de aparecer los miércoles y ahora su historia aparece intercalada con la línea central del Civil War, la cual en teoría desvirtuaría la condición y concepto multiversal del relato original y llevaría a intentar comprenderlo, nuevamente, como una historia lineal, lo cual no es. Bueno, igual se entiende, pero no se entiende lo mismo. Devela en verdad la importancia de la presentación y condición editorial esencial de la multiversalidad, y cómo a su vez el multiverso y crossover es un fenómeno extrañamente análogo a las situaciones de reescritura e influencia que vamos trazando a través de la filología.
Semejantes situaciones de multiversos que se entrelazan y multiplican realidades mediante puntos de vista en historias de progresión paralela y una continuidad compartida también vengo encontrando, por supuesto, hace ya un tiempo en el Tsubasa Chronicle de las siempre sorprendentes CLAMP. El proyecto plantea con bastante trascendencia la noción de existir en más de una realidad a la vez, lo cual implica conceptos de alma y reencarnación bastante complejos. Pero, ¿quién no ha pensado en la posibilidad de haber nacido en más de un lugar y concedido esta posibilidad a más de un personaje? Y si lo vemos desde el punto de vista de TRC, no haría falta reducirlos a una sola vida simultánea, sino plantear que sólo se trata de múltiples versiones y reapariciones del mismo personaje como reaparecen las figuras míticas en las situaciones más inesperadas (Afrodita Urania y Afrodita Pandemos son uno de mis ejemplos favoritos de reciente adquisición). La historia de TRC progresivamente se ha vuelto más oscura y complicada, y la adaptación al anime se ha descontinuado (aunque ahora salen OVAs de vez en cuando, pero ya todo es confuso). La forma en que los relatos de Tsubasa y xxxHoLiC se entrecruzan originalmente, sin embargo, creo conecciones semióticas muy placenteras.
Finalmente cabe mencionar como contraejemplo el llamado Nasuverso del grupo Type-Moon que a pesar de todo estoy atravesando en Kara no Kyoukai, serie de películas poblada de personajes y símbolos muy atractivos, pero con bastante poca congruencia y trascendencia en su trama, en la cual hechos que por momentos parecen significativos se resuelven de formas insultantemente banales, a pesar de que en otros momentos el relato en su dimensión mecánico-detectivesca se torna absurdamente complicado. Por como lo refleja la mayoría de su fandom, la relación de las cosas en el Nasuverso se centra más en una hipertrofia frikista de conecciones inverosímiles antes que la construcción de cualquier simbolismo semiótico o cosmovisión trascendente de aspiración filosófica alguna. Y aun así, hay muchas cosas rescatables, hasta geniales, en las obras de Type-moon (para empezar, un análisis de las transvaloraciones masculinistas en Tsukihime es de rigor, junto con algunas obras inspiradas en el mismo). Quizás haya incluso más en las mismas novelas visuales, aunque ese es un formato que me sigue disgustando en cuanto formato y, como decía, los que han leído las novelas visuales tampoco demuestran mayor profundización.

No hay comentarios.: