lunes, 8 de septiembre de 2008

Maldoror

Oh, Maldoror, cúmulo de pústulas infectas. Cuán mortal eres... Pero no, tu maldad es eterna, y como hierba mala nunca mueres, has recorrido mundos y tiempos en todas direcciones. Quizás inmortal, pero no eterno: inmensamente terrenal. No material, no carnal, no son meramente los bajos instintos los que te guían. Ciertamente tienes un gran corazón lleno de cavidades negras, gusanos y alimañas venenosas. Un amplio espíritu, pero también un cuerpo de barro y paja como todos los despojos del creador y llevas en el centro la fructífera semilla del mal, esa que Maldoror asegura que guía a la humanidad entera, pero que tú sabes atesorar y cultivar en ti las más horrendas pesadillas y exquisitas perversiones. Grandiosamente infame, máximo antihéroe, héroe mínimo: Maldoror vive en todos los hombres, todos son en el fondo Maldoror.

Grande es la voracidad que guía a Maldoror y jala hacia su desgracia a los más inocentes. Poderosa su sed que ha sabido devorar de cuerpo entero incluso a su sombra que fuera Lautreamont, aquel inexistente, nominal hijo de Dios.

1 comentario:

Shulivra dijo...

:O~ Impresionante, tan opuesto a lo que sueles subir ... me suena medio épico y prosaico.. hasta romático... por la cantadita.. aunque no sé como se le dirá... porque es oscuro pero medio barroco.. waa!.. no se >_< Pero muy bueno y ojalá hagas más! Esto sí va más con el título, no? Literatura horror... qué tanto puede abarcar este termino para ti?