jueves, 17 de noviembre de 2011

Otra de mis sombras

El compañero y escritor Julio Meza publicó una reseña a El Empalador. Más que sobre la novela, el texto habla sobre mi persona, y menciona cosas que no recuerdo con precisión, pero que me han hecho reir mucho. Pone por escrito algo que otros ya han sugerido de pasada, el hecho de que tras la publicación no tardó en crearse una pequeña leyenda en cuanto a lo que la gente esperaría que yo fuera. El autor nunca es la persona que produce al texto, el autor es una imagen que el el texto proyecta, porque no se puede ser autor si no se es autor de algo. La metonimia se precipita rápida e inconscientemente hacia sus últimas consecuencias, igualando a la novela con su protagonista y al autor con su novela, con lo que para muchos yo mismo también ya soy el empalador.

5 comentarios:

Andreé Namura dijo...

Aún no sé si la comparación del autor con su obra sea positivo o negativo pues a mi parecer no altera el producto pero de por si eso ya es predecible , mas allá de quien lo haya escrito yo en lo personal nunca me he tomado la molestia en leer el nombre del creador y esto puede resonar tal vez muy grotesco a los oídos de quien escribe pero yo no espero tampoco que lean mi nombre o el seudónimo como muchos hoy en día utilizan. Lo que si me desagrada es que a algunos les parezcas "interesante" por la peculiaridad que perciben de tu persona y mas no por tu obra tildándote de " raro" y autodominandose "raro" también y aun hay mas "entre un cúmulo de personas raras" raro ¡por ser diferente? pero si todos lo somos, ¿por ser educados y guardar respetos con los demás? Haciendo válida su afirmación el concepto de rareza hace referencia a algo o alguien escaso en su clase o especie es decir no puede haber un tumulto de raros todos ellos reunidos pues el concepto se degeneraría concluyendo de esta manera : 1 raro + 2 raros + 10 raros + infinito de raros = IGUALES
pero tampoco lo somos , no podemos ser iguales cada uno tiene sus propias inquietudes y su propio concepto de felicidad aunque existencialmente todos compartimos y valoramos un ideal lo que somos es ¨ser únicos¨ tener independencia en el pensamiento lo que nos hace actuar diferente .

Glauconar dijo...

"Lo raro es ser un escritor raro", dice Bellatin. Yo creo que existen los promedios y los estándares, y aunque nadie es idéntico al hombre de Vitruvio, algunos nos alejamos más del promedio que otros.

Anónimo dijo...

Esta parte es genial: "Usaba las maneras de aquellos aristócratas ingleses del XIX que ocultaban finos y sangrientos vicios". Se paso jajajjaj

Shulivra dijo...

A mi me cae kuaker que te digan el empalador... se me hace muy fome combinar a los personajes de la novela con el autor porque la novela la proyecto yo, no me alucino al autor... y más conociendote es como que muy tonto... ojalá no te creas el empalador... oe saca otra cosa para que no te llamen hasta a muerte así... que recontrafome ser llamado x el título de su única novela publicada puaj!

Andreé Namura dijo...

Escribir es libertad, decodificar la imaginación con responsabilidad y disfrute y no una simple ejecucion manual.
considero irrelevante los nombres que a uno le puedan poner pues son solo eso nombres y si a algunos no les gusta a otros puede que si, en fin es predecible que esto suceda al publicar una obra literaria.